Katsuyuki Motohiro y Gen Urobuchi hablan de Psycho-Pass: “Hay mucha crueldad psicológica”

El anime se ha estrenado hoy en Japón dentro del espacio Noitamina de Fuji TV.

La web Weekly Playboy de Shueisha ha colgado una entrevista con el staff de Psycho-Pass hoy, día del estreno de la serie, en la que ha contado con la participación del director jefe Katsuyuki Motohiro y el guionista Gen Urobuchi.


Motohiro ha revelado que cuando estaban de reuniones por el anime prohibió terminantemente la palabra “moe”, ya que su intención era ir a contracorriente de las tendencias actuales del anime. Como resultado, decía entre risas que la serie solo puede ser “o un éxito rotundo o un fracaso absoluto“, sin posibilidad de término medio.


Motohiro también ha querido hacer saber que el staff de la serie tiene una mentalidad muy masculina y que en las reuniones se hablaba un montón de armas y de cine. De hecho bromeaba con el que la mentalidad del equipo era muy similar a la de la misma web Weekly Playboy. Los productores de la serie avisaron de que si no se incorporaban ciertos elementos en la historia, el público femenino no se sentiría atraído por ella, aunque Urobuchi dice que Motohiro protegió en todo momento los intereses de los creadores para que pudieran hacer lo que deseaban.


El señor Motohiro ya llevaba tiempo queriendo hacer un buen anime, pero necesitaba un guionista carismático, con lo que hizo la oferta a Urobuchi para unirse al proyecto cuando Puella Magi Madoka Magica todavía estaba en antena, es decir, de enero a abril de 2011. Alrededor de Motohiro había mucha gente diciendo que Madoka Magica había superado a Evangelion, con lo que él mismo se dispuso a ver el anime. Le impresionó que una persona pudiera escribir una obra así, así que tras eso se dedicó a leer las novelas de Urobuchi hasta convencerse de con la forma de pensar del mismo, se podrían crear obras fascinantes que plasmar en pantalla.


En la entrevista se revela que Motohiro tiene un hijo en sexto curso, y cuando el entrevistador le preguntó si quería mostrarle el anime al niño, el director dijo que podría ser demasiado para él. Urobuchi añadió que la serie cuenta con mucha crueldad psicológica. Motohiro contó que cuando él estaba primaria vio Lupin III con una gran fascinación, y bromeó diciendo que quería que su hijo y toda la juventud creciese con un trauma que les durara de por vida tras ver Psycho-Pass.


Como Motohiro ha sido director de muchas adaptaciónes a imagen real, le preguntaron a Urobuchi si ahora que ya había trabajado con él, le gustaría preparar alguna obra de imagen real en su compañía. Urobuchi respondió que los personajes animados le permiten más libertad pues no ha de pensar en quién interpretará cada papel, pero que su padre había hecho obras de tratro, con lo que sabría apreciar la importancia de los actores en caso de hacerlo.


Motohiro quiso añadir que es habitual que los actores contribuyan con sus ideas, citando en concreto a Yuji Oda por proponer su característica chaqueta militar y pajarita roja dentro de la franquicia Bayside Shakedown. Eso sí, Motohiro quiso remarcar que un guionista de anime no crea los personajes en solitario, puesto que junto a los animadores y al cast de voces, se acaba convirtiendo en un proceso colaborativo. También dijo que él sí querría hacer algo de imagen real con Urobuchi, y que de hecho le invitó a ello la primera vez que se conocieron. Urobuchi murmuró que tal vez algún día acepte ese reto.


La historia nos sitúa en un futuro próximo en el que es posible medir y cuantificar de forma instantánea el estado mental de una persona y su personalidad. Esta información es grabada y procesada, y el término “Psycho-Pass” hace referencia al nombre común de las referencias al respecto de cada persona. La historia nos presenta a Shinya Kogami, un agente de la ley en este mundo cuya tarea es luchar contra el crimen.


Fuente: AnimeNewsNetwork
Other Top News

7 Comments
Sort by: