El edificio que sirvió de base para el Instituto Sakuragaoka de K-ON!, declarado patrimonio cultural

El edificio era una vieja escuela, ahora convertido en biblioteca y centro social.

El mundo del anime moderno extiende su influencia mucho más allá de la pequeña o gran pantalla. Los fans de una serie son capaces de intentar conseguir todo el material y la información disponible sobre ella, y si hay algún escenario de la misma basado en un lugar real, no dudarán en visitarlo si se les presenta la oportunidad. A esto último se le viene denominando en los últimos años como “el turismo otaku“.


La mayoría de lugares que de repente comienzan a recibir visitas por haber servido de inspiración para un anime, lo agradecen e intentan aprovechar la promoción lanzando campañas en colaboración con el anime en cuestión. Un buen ejemplo es el Templo Washinomiya, popular gracias a su aparición virtual en la serie Lucky Star, donde hoy en día se celebran incluso eventos claramente orientados a los otakus. De vez en cuando, algunos lugares no están tan contentos debido a los intentos de los fans de colarse de noche o donde no deben solo para ver el sitio que sirvió de inspiración a su serie favorita.


Pero ¿hasta qué punto son importantes estos lugares hablando a nivel cultural? Pues parece ser que algunos lo son bastante. El edificio de la antigua escuela de primaria Toyosato, en la Prefectura de Shiga, es uno de los lugares más conocidos por los otakus por haber servido de base para crear el instituto femenino Sakuragaoka de K-ON!, y este mismo otoño ha entrado en las 155 localizaciones que el Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología japonés ha decidido declarar “patrimonio cultural“.



El edificio fue diseñado por el arquitecto americano William Merrell Vories y construido en 1937, y de hecho estuvo a punto de ser demolido antes de que un grupo local decidiese abogar por su conservación. El edificio actualmente aloja una librería un centro social de la comunidad, el cual las escuelas locales utilizan para celebrar varios eventos musicales en tributo a la conocida serie de anime.


Kiyoharu Honda tiene hoy en día 61 años y es uno de los antiguos estudiantes de la escuela que luchó por conservar el edificio, y ante la noticia declaraba: “Me alegra saber que el edificio por el que nos jugamos el cuello para evitar que demolieran es ahora patrimonio cultural“.


Tags
k-on!
Other Top News

7 Comments
Sort by: