Cómo se convirtió Kimetsu no Yaiba en uno de los manga más vendidos de la historia

Una buena historia y el poder de un buen anime, las claves del fenómeno

Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba

 

Cuando Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba comenzó a serializarse en la Weekly Shonen Jump el 15 de febrero de 2016, nada parecía indicar que hoy sería uno de los manga más vendidos de la historia. El 2020 de la obra de Koyoharu Gotouge ha sido tan descomunal que no hemos tenido un año igual desde que se lleva el registro anual de ventas de manga en Japón.

 

¿Pero cómo pasó Kimetsu no Yaiba de ser uno más del montón a un fenómeno social?

 

Obviamente la mayor parte del mérito es de Gotouge, quien supo crear una historia que resonó entre sus lectores; apoyada mayormente en el rescate de un valor muy importante: el amor filial.

 

La relación pura entre Tanjiro y Nezuko Kamado es el corazón de Kimetsu no Yaiba. Además, entre los protagonistas de Shonen, Tanjiro destaca por ser uno de los más humanos y empáticos que puedo recordar. Y no podemos olvidar el poder de la imouto más adorable de los últimos años, Nezuko.

 

La receta del éxito la completan un grupo de personajes entrañables  como Zenitsu e Inosuke, y el resto de los miembros del Cuerpo de Cazadores de Demonios, desde Giyu hasta Ubuyashiki. Sin olvidar a Tamayo y Yushiro. ¡Y un villano que no tiene nada que envidiar a los mejores de la historia!

 

Pero incluso todo eso no le auguraba un futuro tan exitoso a Demon Slayer. Acompáñenme a  hacer un recorrido por el desempeño de Kimetsu no Yaiba antes del 10 de Agosto de 2019, el momento en que todo cambió.

 

De manga modesto a superventas

 

Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba, debutó en el número 11 de 2016 de la Weekly Shonen Jump de Shueisha, publicado el 15 de febrero de ese año. Durante todo ese año gravitó entre las posiciones 5 y 11 del ranking, entre las 18 a 20 series que se publican a la semana en la revista. Con la excepción de 3 ocasiones en las que llegó a la tercera posición, la primera de ellas en el número 25, del 23 de mayo de 2016.

 

Esto no se reflejó en las ventas de los volúmenes compilatorios. Se publicaron 4 en ese año, pero Demon Slayer no logró estar entre los más vendidos, en un año que One Piece dominó con 12.3 millones de copias vendidas.

 

La tendencia empezaría a cambiar en 2017, cuando experimentó una mejora en sus posiciones en el ranking semanal de Shonen Jump. Empezó a aparecer con cierta regularidad entre las tres primeras posiciones y su posición más baja del año fue el puesto número 8. Durante el año tuvo en varias ocasiones páginas a color y tres veces fue la portada principal. Pero el punto de inflexión fue el capítulo 66 del manga, publicado en el número 29 de Shonen Jump y que consiguió el número 1 de popularidad en el ranking publicado en el número 30.

 

¿Creerían que es una coincidencia que ese capítulo sea justamente la conclusión del arco del Tren del Infinito que hoy es la película de la que todo el mundo habla en Japón?

 

Kimetsu no Yaiba: Mugen Ressha-hen

 

Demon Slayer cerraría 2017 alcanzando la cima de los rankings de popularidad 3 veces más, en los números 43, 49 y 52. Sin embargo, las ventas de los volúmenes del manga seguían sin ser tan altas y ese año una vez más estuvo fuera del ranking de los más vendidos, dominado de nuevo por One Piece y sus 11.49 millones de copias.

 

Durante 2018 el manga ya se había estabilizado como uno de los más populares, figurando constantemente en las tres primeras posiciones, con múltiples números 1 a lo largo del año. Su peor resultado del año fueron dos puestos 7.  

 

Sin embargo, en 2018 las ventas del manga tampoco crecieron mucho, quedando fuera una vez más de la lista de los 10 más vendidos. Ninguno de sus volúmenes logró siquiera entrar en la lista de los 50 más vendidos del año. En la cima de ambas listas estaba One Piece una vez más, con ventas totales de 8.1 millones de copias y copando los puestos 1 al 3 de ventas por volumen.

 

Pero en 2019 la historia sería otra.

 

Como el año anterior, el manga tendría muy buenos resultados en los rankings de los cuestionarios de Shonen Jump, por lo que no profundizaré en las posiciones que tuvo.  Lo verdaderamente interesante es que el 6 de abril se estrenó la adaptación al anime de Ufotable en Tokyo MX, GTV, GYT, BS11 y otros canales, además pudo verse en simulcast en Crunchyroll para Latinoamérica.

 

Y con la llegada del anime, previsiblemente las ventas del manga empezaron a crecer. Después de todo, no hay mejor publicidad para un manga que una adaptación al anime. Sin embargo, como escribí más arriba, el día clave es el 10 de agosto, cuando se estrenó “Hinokami”, el capítulo 19 del anime. En el clímax de la lucha contra Rui, Tanjiro grita que los lazos entre él y Nezuko no pueden ser cortados... e Internet enloqueció.

 

Demon Slayer Kimetsu no Yaiba

 

Hasta entonces el interés en la franquicia venía creciendo gradualmente, pero ese día se dispararon las búsquedas en Google y fue tendencia en Twitter a nivel mundial. Desde allí la fiebre no paró de crecer, no solo en Japón sino en todo el mundo, hasta que alcanzó su tope el día y semana siguiente al estreno del capítulo final, el 28 de septiembre de 2019.   

 

La primera temporada del anime concluyó anunciando que el arco del Tren del Infinito sería una película que se estrenaría en 2020 y entonces, Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba, destronó a One Piece. En el ranking de Oricon de 2019, la obra de Gotouge sumó 12.057.628 copias vendidas, por encima de los 10.13 millones de One Piece en la segunda posición.

 

Pero el fenómeno sólo estaba empezando.

 

En 2020 hemos sufrido una situación inédita por la crisis sanitaria que forzó a numerosos países a confinar a su población. Japón no fue la excepción, y la popularidad del anime hizo que muchos decidieran comprar los antiguos volúmenes de Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba para leerlos en el confinamiento.

 

Previsiblemente, cuando se estrenó la película Kimetsu no Yaiba: Mugen Ressha-hen, Japón enloqueció y ha llenado las salas de cine a ritmo de récord, lo que a su vez le dio aún más impulso a las ventas del manga y nos deja donde estamos hoy.

 

Con solo 23 volúmenes Kimetsu no Yaiba empata con Bleach en la posición de décimo manga con más copias en circulación con 120 millones de copias, cifra que podría superar el próximo año. Y además, con el segundo mejor promedio de ventas por volumen publicado (5.2 millones por volumen aproximadamente), solo superado por Dragon Ball de Akira Toriyama (estimado entre 5.9 y 7.1 millones por volumen).   

 

Ufotable y su anime, la clave del éxito

 

Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba ya tiene seguro su lugar en la historia, pero si hay un factor lo hizo posible fue el poder de un buen anime. Con la excepción de este 2020 atípico, en los últimos años cada temporada tenemos más de 30 nuevas series de anime. Ante esa avalancha de series, se hace cada vez más difícil destacar del resto y todavía más complicado permanecer en la conversación más allá de una temporada. 

 

 

Son muy pocas las franquicias que logran alcanzar la fama suficiente para seguir siendo relevantes en el tiempo y no faltan entre ellas las que son víctimas de una mala adaptación al anime que no les permite alcanzar su potencial. Pero afortunadamente ese no fue el caso para la obra de Gotouge, que tuvo la suerte de contar con un estudio como Ufotable que logró incluso elevar al material original. 

 

Fue un matrimonio hecho en el cielo, porque el éxito de esta serie también ha significado la consagración para Ufotable como estudio de animación y su tabla de salvación luego de pasar por una difícil situación económica. 

 

El trabajo del equipo encabezado por el director Haruo Sotozaki, ha sido impresionante tanto en la serie como en la película, y han sido la clave para un fenómeno que no para de dejarnos titulares por su éxito. Y lo más seguro es que pasemos al menos un par de años más hablando de esta obra. Desde un tren de Kimetsu no Yaiba hasta una empresa de café enlatado que multiplicó por 5 sus ganancias este año, Japón entero está obsesionado con Tanjiro y Nezuko. 

 

No nos queda más que esperar que en el futuro continúe el anime, y que tanto Gotouge como Ufotable puedan seguir disfrutando de su éxito.

 

¿Y ustedes que piensan sobre el fenómeno de Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba? Escribe tu opinión en los comentarios
 


 

Amílcar Trejo Mosquera es redactor de Crunchyroll News. Además es editor de O'kuroku Webzine y puedes encontrarlo en Twitter e Instagram

Otras noticias principales

8 comentarios
Ordenar por: