IRYU

Más información

Ryutaro Asada, un renegado pero brillante cirujano, estaba siendo acusado por un diagnóstico equivocado y lo sacaron del Hospital del Norte de Japón. Se exilió y vivía cerca del mar cuando fui visitado por Akira Kato, asistente de profesores de la Facultad de cirujía cardíaca de la Universidad de Meishin. A pesar de ser una doctora, Akira se las arregló para convertirse en asistente de profesores. Era ambiciosa y su objetivo era convertirse en proesora teniendo éxito en una cirugía utilizando la técnica Batista, un tipo de cirujía muy difícil del corazón, y escribir un ensayo sobre eso...