Conociendo a la mangaka más exitosa de la historia: Rumiko Takahashi

La autora de grandes clásicos como Ranma 1/2 e Inuyasha está de cumpleaños

Foto de la entrevista que concedió al Festival de Angulema en 2019

 

En sus inicios, la industria del manga fue considerada un mundo de hombres, y no porque no hubiese autoras femeninas, sino porque quienes dominaban las listas de ventas y casi todas las posiciones laborales en el sector eran hombres. Unas pocas pioneras fueron la excepción a la regla en los primeros años, pero quien de verdad cambió las tornas y demostró que una mujer podía triunfar al mismo nivel que los hombres… escribiendo manga shonen, fue la cumpleañera de hoy, Rumiko Takahashi

 

La autora de clásicos como Ranma ½ e Inuyasha, Rumiko Takahashi, forma parte de la exclusiva lista de mangakas con más de 100 millones de copias vendidas de sus obras. Por si eso fuera poco, forma parte de la todavía más exclusiva lista de creadores con más de un manga superventas que ha sido adaptado a un anime de éxito. Esta es una hazaña que solo han alcanzado nombres propios como Osamu Tezuka, Mitsuru Adachi, Naoki Urasawa y Akira Toriyama. En el caso de Takahashi, ella lo logró en cuatro ocasiones.

 

Hoy, a propósito del estreno este sábado 9 de octubre de la segunda temporada de Yashahime: Princess Half-Demon, anime spin-off y secuela de Inuyasha, no podíamos dejar pasar la oportunidad de hablarles de Rumiko. 

 

Los orígenes de la mangaka más grande

 

Rumiko Takahashi nació un 10 de octubre de 1957 en Niigata.  En sus primeros años pareció no haber dado demasiados indicios de estar muy interesada en el mundo del manga. Sin embargo, mientras asistía al instituto solía dibujar en los bordes de sus cuadernos y luego admitiría en una entrevista que ya desde niña soñaba con hacer manga. 

 

Después de aprobar los exámenes de ingreso a la Nihon Josei-dai (Universidad de Mujeres de Japón), se mudó a un pequeño apartamento para estudiantes en Nakano, Tokio, donde vivió durante varios años. Su experiencia viviendo sola mientras iba a la Universidad terminó sirviendo de base para su obra Maison Ikkoku. En paralelo a sus estudios universitarios, comenzó a formarse para hacer manga en Gekiga Sonjuku, un curso para creadores de manga del también legendario Kazuo Koike (Lone Wolf and Cub, Crying Freeman). 

 

En ese momento la autora tenía poca experiencia como ilustradora, así que bajo la guía de Koike, empezó a publicar doujinshis en 1975 con la intención de adquirir las herramientas que necesitaba. La mayor lección que le dejó su mentor, fue la necesidad de crear personajes interesantes, porque son estos los que cargan con el peso de la historia. Para 1977 ya era evidente que tenía mucho futuro como artista y publicó su primer one shot profesional “Katte na Yatsura”, que le valió una mención de honor en el concurso de Shogakukan para nuevos artistas y fue el prototipo de su obra debut. 

 

 

Mangas superventas, uno tras otro

 

Ilustración de Inuyasha y Kagome que compartió Takahashi en Twitter

 

En 1978 comenzaría la serialización de Urusei Yatsura, su  primer gran éxito, en la Weekly Shonen Sunday. Esta comedia de ciencia ficción nos contaba la historia de Ataru Moroboshi y su relación con una princesa extraterrestre, Lum, con quien termina comprometido en matrimonio por una confusión. Al inicio este manga se publicaba de forma esporádica, pero su creciente éxito terminó por hacer que fuera una publicación regular, hasta su final en 1987. 

 

Pero en 1980, Takahashi comenzó su segunda serialización, Maison Ikkoku, para la revista Big Comic Spirits. Con esta comedia romántica, la autora estaba publicando al mismo tiempo dos obras en revistas semanales, aunque la historia de Yusaku Godai y Kyoko Otonashi se publicaba de forma quincenal. Esta obra también fue un éxito, y también concluyó en 1987. 

 

La primera obra logró vender más 35 millones de copias y la segunda otros 25 millones, asegurando la posición de Takahashi como una estrella de la industria. En paralelo, durante el resto de los años 80 la autora publicó numerosas historias cortas, varias de las cuales también fueron adaptadas al anime. 

 

En el mismo 1987, la incansable Rumiko volvió a frotar la lámpara y una vez más su genio produjo una obra exitosa. Ranma ½, la historia de un joven artista marcial que se transforma en mujer cuando se moja con agua fría y a quien su padre ha prometido en matrimonio a muchas mujeres, fue un éxito gigantesco no solo en Japón, sino en todo el mundo. A su conclusión en 1996, el manga publicado en la Weekly Shonen Sunday tenía más de 55 millones de copias en circulación de sus volúmenes recopilatorios. 

 

Una vez más, sin apenas pararse a descansar, en 1996 comenzó a publicar Inuyasha, una historia cuyo anime tuvo tal éxito que forma parte de la infancia y adolescencia de millones de personas en todo el mundo. Para el año 2008, el manga contaba con 50 millones de copias en circulación. 

 

Lamentablemente, después de Inuyasha la autora no ha conseguido volver a tener un éxito de ese calibre. Sin embargo, no ha parado de trabajar y sigue teniendo éxito, aunque más modesto. Rin-ne (2009-2017) fue compilado en 40 volúmenes y vendió 3 millones de copias, además de tener un anime de 75 episodios. Su obra más reciente, Mao, se encuentra en publicación desde mayo de 2019 y a la fecha tiene 8 volúmenes con 1 millón de copias en circulación.  

 

El legado de esta leyenda viviente

 

Captura de pantalla de la entrevista que concedió al Festival de Angulema en 2019

 

Luego de este repaso a la carrera de Rumiko Takahashi, queda claro que estamos ante una leyenda viviente del manga. Y la industria del cómic mundial así la reconoce. En su carrera ha sido premiada con el Premio Shogakukan en 1980 y 2001. También ganó el Premio Seiun en 1987 y 1989. Fuera de Japón fue honrada con el prestigioso Premio Inkpot en 1994 y luego de ser nominada en tres ocasiones, a la cuarta fue exaltada al Salón de la Fama de los Premios Will Eisner en 2018

 

En 2019 se convirtió en la segunda mujer y apenas la segunda artista de manga (después de Katsuhiro Otomo en 2015) en ganar el Gran Premio de la Ciudad de Angulema, que se entrega durante Festival Internacional de la Historieta de Angulema. En 2020 recibió la Medalla de Honor con Cinta Morada del gobierno japonés por su aporte al desarrollo artístico, cultural y académico y hace un par de días fue elevada al Salón de la Fama de los Premios Harvey

 

Definitivamente estos honores son más que merecidos para una artista que rompió barreras y ha sabido entretener a todo tipo de públicos con sus historias, sin importar géneros o fronteras. 

 

¡Feliz cumpleaños Takahashi-sensei! 

 


 

 

Amílcar Trejo Mosquera es redactor de Crunchyroll News. Además es editor de O'kuroku Webzine y puedes encontrarlo en TwitchTwitter e Instagram.

Otras Noticias Principales

5 Comentarios
Ordenar por:
Banner de Hime

Prueba la Nueva CrunchyrollBeta

Probarla