Conociendo a... Lugh Tuatha Dé, un protagonista de isekai atípico

Hablemos del protagonista de The World's Finest Assassin Gets Reincarnated in Another World as an Aristocrat

 

AVISO, ESTE ARTÍCULO CONTIENE DATOS DE LA SERIE HASTA SU EPISODIO NUEVE

LÉELO BAJO TU PROPIA RESPONSABILIDAD ANTE LOS SPOILERS

 


Cada temporada nos llegan nuevas series isekai, un género que explotó en popularidad en 2012 gracias a un anime que técnicamente no era uno. Desde entonces hemos tenido una avalancha de protagonistas que en gran parte de los casos son indistinguibles entre sí, por eso resulta refrescante cuando un isekai tiene un protagonista que se sale del patrón habitual, y ese es el caso de Lugh Tuatha Dé del anime The World's Finest Assassin Gets Reincarnated in Another World as an Aristocrat

 

La mayor muestra de lo que hace diferente a Lugh del protagonista habitual de isekai la podemos encontrar en el mismo inicio de la obra de Rui Tsukiyo. Como recordarán, buena parte del primer capítulo del anime es dedicado a establecer la vida pasada de nuestro protagonista en el mundo “real”. Habitualmente, la vida pasada de alguien que va a ser transportado a otro mundo apenas recibe atención, y si lo hace es para destacar cómo esa persona era un paria en su vida anterior y cómo el nuevo mundo le ofrece una oportunidad de vivir una vida mejor. 

 

 

Una persona competente y capaz

 

Rara vez un isekai dedica tanto tiempo a la vida pasada de su protagonista

 

Técnicamente, Lugh también tiene remordimientos por su vida pasada, como tantos otros protagonistas de isekai. Sin embargo, en su vida anterior no era un adolescente, no era un NiNi o como dirían en Japón, un hikikomori. Tampoco era un gamer, ni alguien con mucho conocimiento de ciencias (más allá de lo básico, como la tabla periódica de los elementos) que luego aprovecha en un mundo mágico. Del mismo modo no es un oficinista virgen que muere protegiendo a alguien más.

 

Al contrario, se trata de una persona que había alcanzado la cima en su profesión, que además había llegado a una edad madura y que a todos los efectos, pretendía jubilarse. En su vida anterior era un asesino a sueldo considerado el mejor del mundo, alguien ultra competente, capaz, experimentado y completamente desprovisto de la inocencia propia de la juventud o de una persona que no ha visto mundo. Sin embargo, pese a ese pedigrí, también acaba asesinado por sus empleadores y esta es la raíz de sus remordimientos. No es que su vida fuera un desperdicio como en el caso de otros protagonistas, sino que su lealtad y confianza no fue recompensada. Por eso en su nueva vida decide vivir por su propia felicidad y experimentar las emociones que bloqueó para ser el arma perfecta. 

 

Con esa mentalidad, su reencarnación en un mundo de magia y espadas es completamente diferente a la del típico isekai. En primer lugar, durante su discusión con la Diosa, nuestro asesino no se deja encandilar por la simple proposición de tener una nueva vida con sus recuerdos intactos, habilidades al máximo del límite humano en el nuevo mundo y la ventaja de renacer como aristócrata. En segundo lugar, hace las preguntas correctas y duda en todo momento de las palabras de su supuesta benefactora. Y en tercer lugar, al momento de elegir sus habilidades para reencarnar, no fue tentado por lo que lucía más atractivo, sino por lo más práctico, una decisión propia de su madurez y su competencia en su trabajo, en este caso el de asesino.  

 

 

Alguien con margen de mejora

 

Aunque es talentoso, Lugh debe trabajar duro para mejorar como persona y asesino

 

En principio, con esta descripción del personaje podríamos decir que aunque Lugh Tuatha Dé no es un perdedor que reencarna con habilidades increíbles, sí que podría encajar en otro estereotipo de los isekai: el protagonista perfecto y demasiado poderoso. Pero curiosamente este no es el caso. 

 

Lugh tiene margen de mejora en varios aspectos. El primero de ellos es su escasa experiencia con las emociones. En su vida anterior se cerró a ellas, por vivir dedicado a su trabajo y por su lealtad ciega a su sociedad de asesinos. Ahora debe aprender a vivir por sí mismo, pese a que tiene un trabajo que cumplir a cambio de esta nueva oportunidad. 

 

Aunque internamente es un hombre maduro que vuelve a vivir su infancia, Lugh tiene mucho que aprender de su nueva familia sobre cómo ser humano, e inclusive sobre el asesinato. Donde antes no sentía remordimientos al matar, como hemos visto en el más reciente episodio del anime, ahora empieza a valorar el peso de una vida. Incluso los villanos tienen alguien que les ama.

 

También tiene mucho que aprender sobre el valor de los lazos de familia y de amistad, más allá de lo útiles que puedan ser las personas que le rodean para su trabajo. A pesar de ser calculador y cínico, Lugh poco a poco aprende a apreciar las emociones, tanto las propias como las de quienes le rodean. Especialmente en el caso de Dia Vicorne, Tarte y Maha, las tres chicas que están enamoradas de él. 

 

Además, aunque tiene grandes capacidades, experiencias e instintos, Lugh afronta una misión que requerirá todo lo que tiene dentro y mucho más: matar al héroe de este mundo. Por eso lo segundo que tiene que aprender es a usar sus poderes y habilidades de forma más eficiente que nadie.  

 

 

Una misión muy diferente

 

En su vida pasada era un asesino sin emociones, ahora lo hace por convicción propia

 

Su misión misma es el tercer gran punto que diferencia a Lugh de la mayoría de los protagonistas de isekai. Ciertamente en otras obras del género hemos tenido protagonistas que renacen como “villanos”. También hemos tenido los que deciden literalmente convertirse en el Rey Demonio, tanto para bien como para mal. Sin embargo, el caso de Lugh es distinto, su misión es salvaguardar el mundo al que fue enviado, pero no como su héroe, sino como aquel que pone coto al verdadero elegido del mundo si este pierde el control. 

 

Por esa razón, tanto la serie de novelas originales, como su adaptación al manga y este anime, siguen paso a paso el desarrollo de Lugh. El anime se toma su tiempo para mostrarnos parte del aprendizaje de Lugh. Como heredero de la casa Thuata Dé debe aprender habilidades de asesinato, medicina y eventualmente, magia bajo la guía de Dia. Como aristócrata debe aprender sobre cómo gobernar, también debe aprender sobre comercio. Todo esto sin perder de vista su objetivo: matar al héroe si lo estima necesario. ¡Pero solo luego que salve al mundo del Rey Demonio! 

 

Los que solo siguen al anime aún no han conocido al héroe, y no vamos a darles absolutamente ningún spoiler, pero les recordamos lo que dijo la Diosa al inicio del anime: “No hay guerrero, caballero o mago que pueda matar al Héroe en ese mundo. Solo puede hacerlo un asesino”. Y aun así, puede que ni el mejor asesino del mundo pueda matar al héroe. El hecho de tener que enfrentar a una existencia extraordinaria, El Héroe, aquel que en cualquier otra historia sería el protagonista, coloca a Lugh en una posición inusual.  

 

The World's Finest Assassin Gets Reincarnated in Another World as an Aristocrat cae en algunos lugares comunes de los isekai, pero puede alardear de tener un protagonista especial. Y ese es precisamente uno de los mayores encantos de esta serie. 

 

 

¿Y ustedes que piensan? ¿Qué hace que este anime sea uno de los éxitos más inesperados de la temporada de otoño? ¡Déjanos saber tu opinión en los comentarios! 

 


 

 

Amílcar Trejo Mosquera es redactor de Crunchyroll News. Además es editor de O'kuroku Webzine y puedes encontrarlo en TwitchTwitter e Instagram.

 

Autres Top News

0 Commentaires
Soyez le premier à commenter !
Trier par:
Bandeau hime

Essayez CrunchyrollBeta

Essayer